Ordenadores

Con el paso del tiempo las modas y tendencias han cambiado y los ordenadores también se han transformado innovando sus características. Todos hemos hablado alguna vez de “Ordenador”, pero ¿sabemos qué tipos podemos encontrar en el mercado?.

 

PC DE SOBREMESA

Conocidos como desktop computers, en inglés, u ordenadores de sobremesa o simplemente PC, en español, se trata de máquinas potentes con un precio relativamente asequible, sobre todo desde que se impusieron los dispositivos portátiles, aunque, aun así, siguen siendo más caros que éstos.

Este tipo de ordenadores funciona muy bien tanto con programas simples (editores de texto, hojas de cálculo o presentaciones) como con otros más exigentes. Es la mejor opción para quienes trabajan con editores de vídeo o quienes disfrutan con juegos muy pesados.

Otra ventaja de los PC es que se pueden cambiar y añadir componentes para personalizarlos por completo y adaptarlos a nuestras necesidades. Si quieres ahorrarte algún dinero, puedes sustituir la torre, o sólo algunas partes de la torre, manteniendo el monitor.

A la hora de elegir ordenador, comprueba si tiene puertos USB en el frontal y a los lados, porque son las conexiones más accesibles. Podemos encontrar ordenadores de este tipo desde unos 400 euros.

 

TODO EN UNO

Estos ordenadores son una buena opción si no se dispone de espacio para un PC de sobremesa. Todo el sistema está dentro de la caja del monitor, por lo que no existe torre. Basta añadirle el ratón y el teclado, incluidos en la compra de muchos modelos.

Su limitación viene porque sus reducidas dimensiones complican su actualización en lo que se refiere a hardware. Por eso, se debe prestar especial atención al elegir el procesador y la memoria RAM. Para trabajos domésticos y para navegar por Internet bastará con 4 GB, pero para un uso más exigente, como juegos pesados o programas de edición de imagen o sonido, se deben escoger de 8 a 16 GB de RAM y una placa base con buena memoria.

Al valorar las opciones disponibles en el mercado, es mejor optar por un ordenador con salida de vídeo analógica (VGA) y otra digital (HDMI o DVI). Así se dispone de mayor compatibilidad con otros dispositivos, como los televisores. Pueden comprarse desde unos 650 euros.

 

PORTÁTIL BÁSICO

Son una buena opción para quienes necesitan un ordenador portátil para trabajar, pero tienen un presupuesto limitado. Un portátil básico debe ser una buena herramienta para edición de textos, hojas de cálculo, navegar por Internet y enviar emails.

La autonomía de la batería de este tipo de dispositivos varía entre 4 y 6 horas y su peso suele oscilar entre los 2 y los 4 kilos, dependiendo del modelo. Por regla general, los monitores de estos ordenadores ofrecen una calidad media y suelen tener 14 o 15 pulgadas. Tienen una buena relación calidad-precio-autonomía.

La memoria de estos modelos está equipada con tarjetas gráficas de memoria compartida, pero eso no afecta a su capacidad de ejecutar las tareas del día a día. Ya es posible encontrar ordenadores de este tipo por menos de 400 euros.

 

PORTÁTIL MULTIMEDIA Y PORTÁTIL ‘TRANSPORTABLE’

Los portátiles multimedia cuentan con pantallas de entre 15 y 17 pulgadas y ofrecen un mayor rendimiento que los portátiles básicos, porque disponen de más memoria RAM y tarjetas gráficas con memoria dedicada. Los altavoces integrados también ofrecen una calidad superior.

Los ordenadores ‘transportables’ tienen características similares y pantallas a partir de 17 pulgadas, aunque habitualmente pesan demasiado y no resultan tan prácticos. Estos aparatos resultan muy útiles en oficinas, en lugar de un ordenador de tipo desktop o PC. La gran diferencia es que pueden ser transportados puntualmente.

En cuanto a la pantalla, se puede optar por acabados mate, que reducen los reflejos de la luz; o brillante, que da colores más realistas y un mayor nivel de contraste. Están a la venta a partir de unos 600 euros.

ULTRABOOK

Son la clase más sofisticada de los portátiles y además arrancan muy rápidamente porque casi siempre incorporan un disco SSD.

Se trata de ordenadores fácilmente transportables que ofrecen un elevado rendimiento. La autonomía de la batería oscila entre 6 y 10 horas. Pesan menos de 2 kilos y ejecutan sin problemas la mayoría de programas, ya sean simples o pesados.

Normalmente los ultrabooks no disponen de unidades de CD o DVD, y sustituyen esta posibilidad por el almacenamiento en la nube o bien en memoria USB.

Los precios de estos dispositivos oscilan entre 600 y 1.000 euros.

Tipos de ordenadores